Carta sobre acciones Consumo y Abuso de Alcohol y Drogas

Estimados Padres y Apoderados,

Junto con saludarlos afectuosamente, queremos informarles algunas acciones que estamos realizando como Centro de Padres en relación a las “previas”, salidas y el consumo  de alcohol, tabaco y drogas de los alumnos de nuestra comunidad.

Este problema  es un tema que siempre ha estado presente y nos concierne a todos ampliamente.  En este sentido, desde hace ya un tiempo como CPP estamos buscando herramientas y conocimientos que nos permitan trabajar juntos como comunidad esta problemática que hoy afecta transversalmente a todas las familias de nuestra sociedad. Estamos elaborando un documento que permita que nuestra comunidad esté debidamente alienada y coordinada tras un objetivo fundamental: la seguridad y el bienestar de nuestros hijos.

A continuación les contamos algunas de las gestiones que estamos participando y trabajando:

1.- Como muchos de ustedes sabrán, 15 colegios del sector oriente han instaurado algunas políticas y normativas tendientes a frenar el consumo de alcohol y drogas y unificar criterios con relación a las salidas de los jóvenes, a través de un Protocolo. La gran mayoría de estos colegios que están suscritos a este Protocolo, tomaron el texto tal cual lo confeccionó el colegio Grange hace un tiempo y lo instauraron sin intervención alguna, como tampoco tomaron en cuenta la opinión de sus apoderados.

Para nosotros, sería muchísimo más fácil tomar ese mismo protocolo y pedirles que como apoderados se adhieran. Sin embargo, lo que realmente queremos es utilizar ese protocolo y adecuarlo a la realidad Manquehuina, de manera que represente a la mayoría de nuestros apoderados y que recoja sus inquietudes, necesidades, problemáticas y expectativas con relación a este tema.

2.- Como CPP también estamos participando y trabajando activamente en conjunto con todos los colegios y liceos pertenecientes a la comuna de Vitacura. Esta organización, de la cual somos parte desde que se formó, nos ha permitido y permitirá intercambiar información, crear lazos, realizar actividades de mayor envergadura que nos beneficien y funcionar como una organización potente que nos permita actuar en bloque ante cualquier problema o situación que sintamos puedan afectar negativamente nuestros intereses como comunidad.

Uno de los temas que preocupan a esta organización, es la forma en cómo nuestros adolescentes y jóvenes se están enfrentando a las salidas y las implicancias que tienen estos “carretes”.

Para afrontar este y otros temas de interés, nos hemos estado reuniendo periódicamente, la próxima reunión será en nuestro colegio.

3.- Por último, desde sus inicios, somos parte también de un equipo de trabajo llamado Red Preventiva de Colegios (Cumbres, Everest, The Grange, Los Andes, Tabancura, Verbo Divino, Villa María Academy, San Isidro, Huinganal, San Benito, La Maisonette, Newland, Monte Tabor y Nazaret, Santa Úrsula, Highlands, Maitenes, Huelén Los Alerces, Cordillera, Hebreo, Saint George’s y cada día se están uniendo más colegios).

Esta organización, está liderada por un equipo de Psicólogos y especialistas en alcohol y drogas, cuyo fin es crear actividades y tomar medidas concretas tendientes a frenar el consumo de alcohol y drogas en nuestros hijos. Obviamente, es un trabajo de largo aliento, pero tenemos la intención como colegios unidos crear un cambio de paradigma en nuestra población, tal como se produjo con el uso obligatorio del cinturón de seguridad, las restricciones en el consumo de cigarro, el uso obligatorio de sillas y alzadores en los autos, etc.

Esperamos que durante el primer semestre del próximo año, podamos comunicarles muy buenas noticias con relación a la implementación de una actividad en grande en la cual estamos trabajando todos los colegios como equipo.

Para lograr disminuir considerablemente el consumo de alcohol y drogas en nuestros niños y jóvenes, es esencial unirnos como comunidad y a la vez implementar medidas a nivel nacional y en nuestros hogares. Tal es el ejemplo de Islandia que de pasar a ser el mayor consumidor de alcohol, tabaco y cannabis en Europa (42%), en 20 años su consumo bajó a solo el 5% en los jóvenes.

Mientras el documento no sea elaborado, les sugerimos algunas medidas que se implementaron en  Islandia y otras que aconsejan los especialistas.

  • Evitar que los adolescentes consuman alcohol antes de los 18 años (aquellos que lo logran tienen menos del 1% de probabilidad de volverse adictos y tienen menos riesgo de consumir cocaína o marihuana)
  • Incentivar la participación en actividades deportivas y/o culturales en nuestros jóvenes
  • Pasar más tiempo con los hijos (al menos una hora diaria). Lo importante es el tiempo, no la actividad
  • Tener normas claras, apoyar y vigilar a los hijos: los adolescentes necesitan sentir que son una preocupación para sus padres
  • Que el sentarse a comer en familia no sea solo una actividad de fin de semana, fomentarlo al máximo
  • Predicar con el ejemplo:
    • Tomar con moderación delante de los hijos y en caso de fumar, intentar no  hacerlo delante de los hijos.
    • Si hay alguna actividad familiar, procurar ir eliminando inmediatamente de la mesa o de la vista las botellas vacías
    • En cumpleaños de niños, ojalá no tener disponible alcohol y no tomar
    • En actividades de colegio, tales como paseos de curso o reuniones donde estén presentes los niños, no tomar por ningún motivo. También cuidar el consumo de cigarrillos de manera de no validar su uso.
  • Informarse y hablar con los niños y jóvenes acerca de los efectos nocivos que provoca el uso y abuso de alcohol, drogas y tabaco.
  • Evitar comprar a los niños botellas de bebestibles no alcohólicas que imiten algún tipo de líquido alcohólico
  • Que la casa sea un lugar de encuentro con los amigos, un lugar grato, fomentar las reuniones en la casa y que no sean en las plazas
  • Darse tiempo para conocer a los amigos de nuestros hijos
  • Evitar que el adolescente tome con el padre, madre o la familia: no se le está enseñando a tomar, se le está enseñando que el consumo de esa sustancia está siendo validado. Lo mismo ocurre con el tabaco.

¿Por qué postergar el consumo de alcohol después de los 18 años?

– Antes de los 18 años, el hígado no está preparado para metabolizar correctamente el alcohol. Si un adulto se demora 10 años en convertirse en alcohólico, a un menor sólo le podría tomar meses.

– Lo ideal es postergar el consumo de alcohol hasta después de los 21 años, ya que solo después de esa edad, las conexiones neuronales del lóbulo frontal se modifican de tal forma que el adolescente aprende las diversas destrezas relacionadas con la toma de decisiones. Por lo tanto, antes de esa edad, el consumo de alcohol afecta directamente el control de impulsos y la planificación de nuestras acciones, es decir el autocontrol. Por consiguiente, es donde están más propensos a beber sin control y a caer más fácilmente en una adicción.

Como CPP, esperamos que la información entregada tenga una recepción positiva y que como comunidad trabajemos todos unidos para formar niños y adolescentes más sanos.

Reciban un saludo fraterno,

CPP