Cerrando un 2018 redondo

Como Centro de Padres este año nos propusimos generar actividades que pudieran involucrar y reunir a toda la comunidad, llegando a apoderados con diferentes intereses entre sí. Para poder cumplir con nuestros objetivos, planificamos un año que contemplara actividades diversas, pero siempre siguiendo el espíritu de los Sagrados Corazones, motor de nuestra comunidad. Fue así como comenzamos el año con un operativo dental en Papalillo, proyecto que venía desde el 2017, el cual se realizó con total éxito. Una vez comenzado el año escolar, se organizó la Kermesse del colegio en el mes de Abril, que reunió a las familias en un evento donde tuvimos diversas actividades tanto para niños como apoderados. El arte también fue parte de nuestro calendario 2018, en mayo  se realizó la obra “Ojos que ven, corazón que siente”, con un fin pedagógico y que estuvo  a cargo de Paulina Hunt y Ricardo Rodríguez. No podía faltar el clásico Bingo Solidario, con un concurrencia inédita y premios que fueron entregados por los distintos cursos de nuestro colegio, el cual fue en beneficio de la construcción de un nuevo espacio para la Casa Padre Esteban Gumucio.Tiempo para divertirnos y celebrar también tuvimos, la fiesta fluor estuvo llena de sorpresas y llena de papás dispuestos a conocer al resto de la comunidad y gozar al ritmo de la música y los colores neón. Los Fondos Concursables fueron otro éxito de este año, además de poner en marcha los proyectos ganadores del año pasado, la Ludoteca y el Taller Manquehue, tuvimos más de 10 postulaciones entre todos quienes conforman la comunidad, esperamos que en los próximos años sea aún más gente la que se anime a postular sus proyectos e ideas.Sin duda uno de los hitos más importantes del año fue la celebración de los 60 años del Centro de Padres, donde un desayuno reunió a autoridades, profesores y a los ex presidentes del CPP, donde además tuvimos la oportunidad de bendecir nuestra oficina, la cual se pensó con el objetivo de poder estar más cerca de los apoderados y colegio. También estos 60 años fueron una instancia que nos sirvió para evaluar cómo veníamos trabajando y cómo podemos seguir siendo un aporte para la comunidad de los Sagrados Corazones. El deporte también fue un pilar fundamental este año, es un espacio que reúne a las familias en sana competencia y nos acerca, siendo un ejemplo para nuestros niños. La corrida familiar, que incluyó otras actividades como tenis de mesa, patinaje entre otras, fue sólo un puntapié para lo que vendría más adelante. También quisimos estar presentes apoyando a nuestros atletas que nos representaron en el Interescolar Final, donde repartimos almuerzo para toda la barra presente los días de competencia. Como dueños de casa nos tocó recibir a los apoderados de todos los colegios participantes de los Juegos Olímpicos para padres, actividad que se organizó durante todo el año no solo por el comité a cargo, sino por todos los papás que se motivaron y entrenaron intensamente para poder celebrar al final del día alzando la copa de campeones como locales, sin duda el broche de oro. Cerramos nuestro 2018 con la campaña que iba en directa ayuda de la comunidad de Diego de Almagro, donde se juntaron materiales de construcción para un espacio que ayudará al legado de la congregación de los Sagrados Corazones. Estamos muy felices de la labor realizada este año y sabemos que hay mucho más por hacer, el próximo año esperamos seguir creciendo con los proyectos que sembramos, como la Comunidad de Emprendedores y el Portal de Empleo, herramientas que buscan generar vínculos entre los apoderados y una red de cooperación entre ellos.